Site Loader

Cuando pensemos en regresar a la «normalidad», debemos entender que será una normalidad diferente. Uno de los aspectos que cambiará, sin duda alguna, será la forma en la que trabajamos.

¡El teletrabajo llegó para quedarse en nuestra nueva normalidad!

Juan Pablo Jiménez, vicepresidente de Citrix para Latinoamérica y Caribe, indica que durante el 2019 el 62% de empresas de Latinoamérica no permitían que sus trabajadores laboren de forma remota (según el estudio «El trabajador digital en 2918» de Citrix).

¿Pero cómo está resultando esta nueva experiencia entre los empleados?

Tal vez algunos resulten estar conformes y quizás otros, discoformes. Puesto que, el teletrabajo nos permite hoy estar seguros en nuestras casas conservando a la vez nuestro empleo.

Además, hemos recuperado el tiempo que perdíamos por ir a nuestros centros de trabajo, debido al tráfico caótico de nuestra ciudad.

Por ello, los empleados de aquellas empresas que no estaban preparadas para teletrabajar de forma eficiente, están perdiendo productividad al encontrarse con tecnología que funciona más como un obstáculo que como una soluación.

Incluso con trabajos que se han vuelto 24/7. A esto agregarle los labores de la casa y la atención de los hijos, resulta la sensación de no poder enfocarse al 100% en nada.

A pesar de todo ello, el teletrabajo es una modalidad con múltiples beneficios, el cual tiene una curva de aprendizaje por parte de los empleados y, para que el modelo sea exitoso, requiere que ellos implementen un programa de calidad observando aspectos tecnológicos, culturales, de liderazgo y de recursos humanos.

En ese sentido, la clave para las empresas será documentar qué cosas funcionaron bien al implementarlas y cuáles son los puntos a trabajar a futuro sin sacar conclusiones apresuradas.

Otro punto a tomar en cuenta, es que los espacios de trabajo tienen que buscar el bienestar de los empleados, impulsándolos y motivándolos para que puedan lograr su máximo potencial.

En el futuro los empleados deberían poder elegir desde donde trabajar, incluso deberían poder alternar entre distintos espacios de trabajo según los objetivos que deban lograr. Y las empresas deberían asumir a la movilidad empresarial como una estrategia para crear un negocio dinámico y resiliente.

En conclusión, el camino hacia una experiencia de trabajo superior está marcado por la personalización y es hacia allí donde las empresas deben dirigirse. Ya que el trabajo no puede ser un lugar al que vamo, sino tiene que ser una actividad que hacemos desde cualquier lugar.

Juan Pablo Jiménez, vicepresidente de Citrix para Latinoamérica y Caribe

 

 

 

síguenos
error

Post Author: webmaster

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Instagram
LinkedIn
Share
Follow by Email
RSS